La Llamada Urgente de Mara por Ralph Martin  
Al parecer, Mara es enviada como mensajera especial, "proftica y evangelizadora", para ayudar a la iglesia en este tiempo difcil y peligroso antes del triunfo definitivo de su corazn inmaculado". Comenzando en Ftima en 1917 y continuando a travs del siglo, Mara ha venido a avisarnos de los grandes peligros que estn afectando al mundo y de la necesidad urgente de tomar en serio el evangelio, de creer y arrepentirse.

En Ftima avis de la extensin del comunismo y de la venida de la segunda guerra mundial si no haba una respuesta suficiente a la llamada a la conversin. Pero adems con avisos de sufrimientos y castigos, si no se daba el necesario arrepentimiento. Tambin habl de una ultima conversin de Rusia y el triunfo de su corazn inmaculado detrs del cual habra "cierto periodo de gracia para el mundo".Mostr a los nios una visin del infierno que subrayaba la importancia de lo que est en juego si se responde o no al ofrecimiento del Padre de la misericordia y al perdn de su hijo Jess.

Estos avisos de peligro inminente, llamada a la conversin y promesa de un triunfo ltimo son caractersticos de las ms importantes apariciones, locuciones y signos especiales relacionadas con la misin de Mara durante el resto del siglo. Parte de estas intervenciones marianas se han juzgado dignas de crdito por el obispo local, despus de un tiempo de investigacin. Otras se siguen investigando en espera de un juicio final que no ser posible hasta que las apariciones o locuciones terminen y los acontecimientos profetizados se cumplan o no. Algunos han sido investigados y parece que carecen de fundamento.

Dos pasajes de la Escritura nos dan la clave para comprender el diferente nfasis de estos mensajeros del Seor. Los dos, creo, estn jugando el "papel de Juan Bautista" para prepararnos a un nuevo encuentro con el Seor, en juicio y gran misericordia.

El primer pasaje es Lucas 7-29, 35: "con quien pues comparar a los hombres de esta generacin y a quien se parecen? se parecen a los chiquillos que estn sentados en la plaza y se gritan unos a otros diciendo "os hemos tocado la flauta, y no habis bailado, o hemos entonado endechas y no habis llorado". "Porque ha venido Juan el Bautista que no coma pan ni beba vino y decs: "demonio tiene el hijo del hombre que come y bebe, y decs: ah tenis un comiln y un borracho, amigo de publicanos y pecadores, "y la sabidura se ha acreditado por todos sus hijos".

El Papa Juan Pablo II esta tocando la meloda de "una nueva primavera" de "un nuevo Pentecosts" de "un gran jubileo" y hay muchos que rechazan bailar para poder prepararse "en el Espritu Santo" para convertirse "en dciles al Espritu Santo" que son las predicciones para la nueva primavera que llega.

Mara llora, est cantando endechas, llorando por sus hijos que estn en peligro de ser arrastrados por el inmenso y prximo peligro, la cercana del castigo y del juicio, el peligro de la muerte eterna del infierno. Pero muchos no quieren que sus corazones se rompan en lgrimas, muchos rechazan responder a la profunda sencillez de sus llamadas insistentes a la conversin.

Otro pasaje ilumina estos dos puntos profticos, Lc 19, 37-45. En el versculo 41 se dice, que al acercarse y ver la ciudad, Jess llor por ella diciendo: Si tambin tu conocieras en este da el mensaje de paz pero ahora ha quedado oculto a tus ojos. Porque vendrn das sobre ti en que tus enemigos te rodearn de empalizadas, te cercarn y te apretarn por todas partes, y te estrellarn contra el suelo a ti y a tus hijos que estn dentro de ti y no dejaran en ti piedra sobre piedra porque no has conocido el tiempo de tu visita."

Una visita de Dios es una espada de dos filos. Paz, plenitud de la bendicin de Dios, para aquellos que estn preparados para ella y le dan la bienvenida, destruccin para los que no han sabido escuchar los mensajes premonitorios y no estn preparados para reconocer y responder cuando llegue la plenitud de la visita.

"Todo el pueblo que le escuch, incluso los publicanos, reconocieron la justicia de Dios, hacindose bautizar con el bautismo de Juan. Pero los fariseos y los legistas al no aceptar su bautismo, frustraron el plan de Dios sobre ellos" (Lc 7, 29,30).

Un bao bautismal de conversin, de arrepentimiento, de docilidad al Espritu Santo, de vida intensa sacramental, es lo que nos proponen el Papa y Mara, para prepararnos a este encuentro con Dios que se aproxima. Si no participamos en la preparacin quiz no estaremos preparados para el encuentro.

Vivimos ahora un tiempo de visitacin. Dios nos est visitando en el ministerio de Juan Pablo II, en el ministerio de Mara y tambin de muchas otras maneras. El tiempo de preparacin est muy avanzado. De acuerdo con el mensaje de Juan Pablo II y Mara, estamos a punto de una accin muy significativa de Dios, una accin que ser como la espada de dos filos, segn nuestra preparacin y voluntad de responder al mensaje proftico que nos han dado. Ser posible que la plenitud de la "nueva primavera" no venga hasta que antes no seamos purificados a travs del castigo y despertemos a la santidad de Dios?

Juan Pablo II nos est llamando a un baile de preparacin para "el mayor Jubileo que la Iglesia ha celebrado jams". El lo desvel a toda la Iglesia a travs de un plan de seis aos de preparacin, de los que nos quedan pocos meses.

Mara est llorando por aquellos que estn en peligro de perderse la visita del Seor y nos ha desvelado un plan personal de preparacin para lo que ha de llegar que incluye oracin, ayuno, arrepentimiento y reconciliacin, eucarista diaria, rosario, conversin y fe.

Los mensajes son complementarios, son las dos caras de una moneda, son una espada de doble filo. Es urgente que respondamos.

1999 Boletin de ICCRS, Ciudad del Vatican,Http://www.iccrs.org