EL RETO DEL LAICISMO Por Allan Panozza

¿Qué es el laicismo?

El Diccionario Webster’s define el término "laico" entre otros como "un sistema de doctrinas y prácticas que rechaza cualquier forma de fe y culto religioso".

Vivimos en una época en la que parece haber un énfasis creciente de la cultura de "si te parece bien: entonces hazlo", o "¿qué tiene esto para mí? El actual Santo Padre ha hablado con firmeza en muchas ocasiones contra los peligros de la sociedad laicista. El aborto legal, la eutanasia voluntaria y la promulgación de la homosexualidad como una forma aceptable de un estilo de vida alternativo, son todos ellos expresiones de una cultura que se ha rendido en gran manera a las maneras mundanas, y es escéptica con las verdades religiosas.

En un informe reciente publicado por la Comisión de Derechos Humanos y de Igualdad de Oportunidades en mi propio país, el Artículo 18 se refiere a la "Libertad de Religión y Credo". La brujería, el paganismo e incluso el ateísmo se definen como religiones en este informe. También se recomienda que todas las leyes sobre blasfemia, paganismo, hechicería y brujería sean suprimidas.

El camino del propio interés

Uno sólo tiene que seguir las noticias diarias para ver como elementos dentro de nuestra sociedad, e incluso las instituciones que pensamos que están por encima de todo reproche, pueden sucumbir a la tentación de "¡yo primero, luego yo y yo otra vez!" Ha habido muchas noticias en la prensa mundial estos días sobre las supuestas turbias transacciones de algunos miembros del Comité Olímpico Internacional. Qué ejemplo más triste cuando individuos en puestos de confianza, y con responsabilidad para la integridad de una institución apreciada, eligen poner su propia codicia para su ganancia personal por delante del bienestar de la mayoría. El lema olímpico "más rápido, más alto, más fuerte" busca la excelencia en el campo de los logros deportivos. La juventud de todo el mundo aspira al deseo de que algún día puedan representar a sus países en el nivel más alto del deporte. ¿Qué tipo de mensaje se les está transmitiendo con estas revelaciones recientes? Con tales ejemplos de corrupción y trampas de ciertos altos funcionarios en el corazón del movimiento olímpico, junto al uso creciente de drogas por parte de atletas en la cima para mejorar su rendimiento deportivo, ¿cómo podemos esperar que los jóvenes del mundo luchen por la honradez, la integridad y la preocupación por el bienestar de otros?

Perder la fe

El peligro sutil al que nos enfrentamos como cristiano es que cuando las cosas se ponen verdaderamente difíciles, a veces nos olvidamos que Jesús ha prometido permanecer siempre con nosotros. "Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mateo 28 20). Unos 1200 años antes de Cristo, después de su liberación de la esclavitud en Egipto, los israelitas entraron en el desierto camino de la tierra prometida. Cuando se acabaron la comida y el agua rápidamente perdieron la fe en Yahvéh Dios, y se rebelaron contra el liderazgo de Moisés. "¿Quién nos dará carne para comer?" decían. "¡Cómo nos acordamos del pescado que comíamos de balde en Egipto, y de los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos!" Nm 11 4-5. La vuelta a la esclavitud era preferible para ellos que creer en la promesa de Dios. "Y he decidido sacaros de la tribulación de Egipto.." (Ex 3 17).

El peligro de los "ismos"

En cada reunión del Consejo del ICCRS, se pide a los miembros que presenten un informe de la situación de la RCC en sus propias regiones. Recuerdo que la primera vez que asistí a una reunión del Consejo escuché a otros miembros informando sobre las distintas pruebas que la Iglesia y la Renovación estaban sufriendo en sus países. Cuando me llegó el turno de presentar un informe, recuerdo que hice una reflexión de que yo venía de un país que está bendecido con mucha libertad y riqueza. No obstante como católico carismático es mi creencia que de alguna manera las dificultades que experimentamos en Australia son más insidiosas que en muchos lugares donde existe una persecución religiosa declarada.

En nuestra opulenta sociedad nos enfrentamos a todos los "ismos": laicismo, materialismo, consumismo, individualismo. Todos los "ismos" de auto satisfacción y de búsqueda de la recompensa mundana. Más y más gente busca encontrar su realización por medio de lo que se llegado a conocer como la "Filosofía de la Nueva Era", cuyo fundamento es "Yo tengo el poder en mí: ¡no necesito a Dios en mi vida!" Por lo tanto Jesús es irrelevante como Señor y Salvador.

Relación con Jesús

San Pablo nos advierte: "Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades" (2 Tm 4 3). También nos asegura: "Y todos los que quieran vivir en Cristo Jesús, sufrirán persecuciones" (2 Tm 3 12).

Yo creo que la principal gracia del Bautismo en el Espíritu es el deseo de una relación más profunda con Jesucristo. Todo lo demás proviene de eso. Estad seguros hermanos y hermanas que Jesús y vosotros juntos no podéis fallar. Estad seguros de que a pesar de la progresiva marcha del laicismo, la Iglesia Católica seguirá siendo el árbitro de la verdad, y que la Renovación Carismática dentro de la Iglesia prosperará como medio para la gracia y el poder del Espíritu Santo, mientras nosotros el pueblo de Dios viajamos juntos hacia el nuevo milenio.